THE IRON SOUL- Capítulo 5

EL SENDERO

Mientras tanto en una cueva rocosa cerca de una hilera montañosa…..

-¿Cómo puede ser esto posible? – decía uno de los tipos encapuchados.

No seas iluso, No esperaba menos de Aries, ahora cura sus heridas y llévalo con ¨aquel¨.- dijo la fémina encapuchada mientras una sonrisa algo pícara salía de ella.

(Una risa malvada sonó de fondo)

En ese momento en el pueblo….

Hey, despierta….. He, abre los ojos. – Escuchaba mientras sentía unos pequeños toques en mis mejillas.

Abrí mis ojos y de repente frente a mí estaba Tauro, ella al mirarme despertar se le iba formando una sonrisa en el rostro.

-Al fin despiertas, ¿Cómo estás? ¿Te sientes bien?,  te tengo dos noticias. –Me aturdió Tauro con preguntas.

-Me siento bien, estoy un poco hambriento. ¿Y Leo? ¿Despertó? – Pregunté con algo de preocupación.

-Si tienes hambre, bajemos a desayunar, el abuelo Milo nos espera. – Replicó Tauro.

Bajamos al comedor y allí estaba el viejo Milo, sentado, esperándonos para desayunar.

-Ohhh, el Joven Aries esta mejor, se te ve de buen semblante, siéntate come algo.- Dijo el viejo Milo.

Me senté y antes de comer, pregunté a Milo por Leo, ya que Aries no me dio una respuesta.

-Viejo Milo, ¿Dónde está Leo? –Pregunté

Iba a hablar Milo cuando de repente, Tauro interrumpió.

-De eso quería hablarte, tengo dos noticias una buena y una mala, ¿Cuál quieres saber primero?

-No sé, ¿solo quiero saber cómo esta Leo? –Dije algo enojado.

-Leo está bien esa es la buena noticia, la mala es que aún sigue teniendo el cerebro de un cavernícola. – Dijo Tauro entes de reírse.

Mirando a Tauro y Milo algo desorientado y con algo más de tranquilidad al saber que estaba bien, aunque dudoso por qué no lo veía me disponía a levantarme para buscarlo cuando de repente, una mano se posó sobre mi hombro y una voz familiar me dijo:

-Siéntate chico, ¿creías que iba a morir así de fácil?, no seas iluso, Leo no puede morir así de fácil.

Era sin duda la voz de Leo me giré y lo vi y rápidamente me llene de alegría al verlo con vida.

-¿Pero cómo? ¿qué paso durante la noche? –Pregunté con alegría y duda al mismo tiempo.

-El abuelo Milo, tenía la cura para el veneno de Escorpio, es una larga historia, para resumir mi abuelo participó hace años atrás en el Iron Soul, y había un usuario bajo este signo, aunque no sabía con seguridad si fuese la cura exacta, mi abuelo le dio e brebaje dejándolo a la suerte. -Respondió Tauro a mis preguntas.

Algo atónito mire a mi alrededor y me dispuse a devorar el desayuno.

-Durante la batalla salí herido, me defendieron y caí. En la próxima me desquitaré con todo ante Escorpio. – Se lamentó Leo.

-Como siempre eres un bruto que actúa por actuar, 100% fuerza, 0% inteligencia.-Dijo Tauro con tono burlesco mientras sacaba la lengua.

Mientras tanto en la cueva rocosa……

Maldito Shigard, como puedes abalanzarte así contra tres guerreros del Iron Soul. –Dijo Uno de los encapuchados.

-Idiota, en el torneo me las pagarán, podía acabar con ellos pero ustedes intervinieron.-Dijo Escorpio mientras se miraba el brazo.

-A lo mejor teníamos que haberte dejado morir, si ese ataque de Aries hubiese impactado en ti, estuvieras muerto. Nosotros te salvamos.-Dijo el encapuchado.

-Ya basta, recuerden que no podemos dejar morir a nadie hasta que obtengamos eso. El torneo está a días de comenzar y ya veo a competidores interesantes, me pregunto si estarán lo suficientemente preparados.dijo la voz fémina

Mientras tanto en Sellá

-Hey, Aries, pongámonos en marcha.-Dijo Leo.

-Jóvenes guerreros, tomad este mapa, los ayudará más allá de Sellá.-Dijo el viejo mientras extendía su brazo para darnos un mapa de la región.

-Abuelo, prometo dar lo mejor de mí en el torneo.-Dijo la joven Tauro con ojos llorosos.

Mientras se despedían yo dialogaba con Leo sobre la ruta a tomar.

-Leo, debemos irnos al pueblo más cercano, hemos perdido mucho tiempo.-Dije con algo de apresuramiento.

-Lo mejor será cruzar el bosque de los Monos, ¡Niñata, date prisa!, el tiempo es oro.-Dijo Leo con autoridad.

-¿El bosque de los Monos?, De ese lugar se cuentan muchas historias y no buenas que se digan. ¿No hay otra ruta?, he Cavernícola -Dijo con miedo Tauro y con un tono algo burlesco al referirse a Leo.

Mientras ellos se ponían a discutir, yo tomé la decisión de ir al bosque de los Monos, lugar del que salen muchas historias aterradoras, se dice que dentro de este bosque hay unos Hombres-Monos que cuidan y protegen el bosque, en el corazón del bosque hay una liquido consolidado en forma de gema, estos híbridos protegen dicha gema.

El bosque de los Monos, ese bosque alberga una gema, que al ser consumida el portador libera un potencial inmediato e indefinido, pero en fin son solo historias para niños.-Acolito el viejo Milo.

-Lo mejor será que no nos metamos en problemas, así que no nos desviaremos del sendero.-Replicó Tauro.

Me puse a pensar sobre aquella historia y lo que me contaba mi madre para que me portara bien. Empacamos lo esencial y decidimos partir.

Durante horas, los guerreros se dispusieron a ir por el sendero más corto hacía el bosque de los Monos.

-Llevamos horas caminando, deberíamos ir a descansar.- Dijo Tauro.

-No, niñata, debemos seguir.- Contestó Leo.

Mientras los miraba con una sonrisa en mi rostro, me paré y les dije:

-Bien, no avanzaremos…. (Me interrumpió Tauro)

-Ves te lo dije, vamos a descansar por aquí.

-No me dejas terminar, No avanzaremos  pero tampoco descansaremos. (Me interrumpió ahora Leo)

-Ves no descansaremos y tampoco avanza….¿QUEEEEE?.- Expresó Leo con un grito.

-Ya basta, no avanzaremos ni descansaremos tampoco, ¡ENTRENAREMOS!.- Repliqué con una sonrisa en mi rostro.

Nos pusimos a un lado del sendero, nos quitamos las mochilas y empezamos a entrenar. Leo se veía con euforia.

-Vamos Aries, demuéstrame esos nuevos movimientos tuyos.-se expresó animadamente Leo.

-Bien, vamos a prácticar, prometo contenerme.- Le dije a Leo con tono desafiante.

Me abalance sobre Leo con una de mis técnicas.

*¡PUÑO EXPLOSIVO! (Bakuhatsu ken)*

Leo activó su habilidad  y esquivaba todos los golpes, entre ellos cogió un árbol de gran tamaño y me lo tiró directamente, con mi puño explosivo lo incinere rápidamente partiéndolo en dos, de repente, Leo intentaba sacar su movimiento pero no le salía.

-Rayos, aún no puedo desarrollar mis movimientos.- Dijo Leo entre murmullos mientras esquivaba.

-Estas siendo muy lento, ¿Qué pasa? ¿No puedes con mi ritmo?.-Dije, mientras la confianza me llenaba.

Durante la sesión de entrenamiento, de entre tantos intentos, nos percatamos que de la mano de Leo salían unas chispas, no obstante y sin contemplaciones me dispuse a darle con mi segundo ataque.

*¡EXPLOSIÓN DE MEDIA LUNA! (Hoshi no bakuhatsu).*

El impacto en el suelo fue tal que el suelo quedó destruido y con un cráter importante no obstante, Leo había sido más rápido y pudo huir.

-Diantres, ese ataque fue demasiado fuerte.- replicó agotado Leo.

-Lo….lo….lo siento Leo, no tuve intención de pasarme.- Le dije mientras sonreía.

Mientras eso Tauro, solo se dedicó a descansar.

-Bueno chicos mientras ustedes entrenaban, yo me adentré más allá del sendero y conseguí algo más , conseguí el almuerzo.- Nos dijo Tauro mientras mostraba unos cuantos lipers.

Los lipers son como jabalíes pero con cola en forma de pez. Leo y yo nos reímos. El cocinero del fue Leo, este tenía más destreza en la cocina.

-De seguro eso quedará malo, ese cavernícola no hace nada bien.-Dijo Tauro con risa burlesca.

-¡Calla niñata! Y mira lo que es hacer una buen almuerzo.- Dijo Leo algo sonrojado.

Pasaron unos minutos….

-Hey ya está listo el almuerzo, Aries, acércate y prueba.-Replicó Leo con cara de satisfacción.

-Toma, niñata prueba.- Le dijo a Tauro.

Tauro con cara de extrañada miró el almuerzo, cogió una cucharada y lo olía, después se dispuso a dar el primer bocado.

-¡E…ess….esto está malo!.- Dijo Tauro, con cara de satisfacción.

Lo probé y enseguida me di cuenta que Tauro mentía ya que era una comida perfectamente balanceada de sabor.

Tú, no sabes apreciar la comida culinaria de un experto, niñata.-Dijo Leo con confianza.

Una vez terminado el almuerzo me acosté y mientras miraba hacia el cielo, con mis manos posadas en la nuca, mientras pensaba en lo agradable que era viajar acompañado, mi decisión sobre el Iron Soul aún estaba en duda, Leo, Tauro……¨Amigos ahora, enemigos después¨, esto es algo que aún me tenía en duda y salían las palabras de mi padre ¨no obstante aún tienes sentido de culpa, te será innecesario en la lucha pues debes aniquilar a los otros 11 contrincantes¨.

El día pasó, ahora los tres guerreros se disponen a seguir el viaje tras el sendero hacia El bosque de los Monos en plena agradable noche, Leo sigue buscando usar al 100% uno de sus movimientos. ¿Qué deparará en el bosque de los Monos a los guerreros?

VOLVER A TODOS LOS CAPÍTULOS

Sobre Runter 103 Artículos
Es el jefazo que lleva la web, le gusta enviar audios muy largos mientras camina en un garaje.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*