ESPINAS ROJAS – Capítulo 8

Capitulo 8 “Gotas de lluvia” Parte I

(En anteriores capitulos: Chloe tras actuar con valentia decide pedirle una cita a la presidenta. Mientras en la entrada del instituto Abby algo avergonzada tambien obtiene otra cita por parte de Cat.)

Chloe subió de nuevo todo lo rápido que pudo las escaleras del edificio; estaba preocupada por la idea de que la presidenta se hubiera ido aquel día sin esperarla. Aunque sabia que eso no seria posible y menos con alguien a la que le importaba tanto las promesas y los favores.

Al llegar al segúndo piso donde se encontraba la sala del consejo estudiantil; tomo aliento y camino hasta la puerta bastante nerviosa. No se atrevía a tocar el pomo de la puerta ante el temo de que estuviera cerrada, pero tras decidirse golpeo levemente la madera y intento abrirla.

¿Se puede?-Pregunto tragando saliva a la vez que se abría suavemente. Al hacerlo noto un fuerte soplo de aire caliente y un olor a café. Al fijarse bien en el interior de la sala pudo comprobar como la miraba fijamente una chica con gafas a la vez que sonreía. Estaba sentada en una amplia mesa, con un par de hojas de papel frente a ella y una taza de café a su lado.

¡Pasa, te estaba esperando!-Indico colocándose bien las gafas y fijándose de nuevo en sus papeles. -¿Ya acabaste las clases?-Pregunto Emily. Chloe cerro la puerta y se acerco con timidez a ella, luego miro a su alrededor analizando la habitación la que estaba repleta de papeleo, algunas sillas, mesas y una solitaria chica.

Si…aunque pensaba que te habías marchado.-Admitió Chloe colocando una silla enfrente de la mesa en donde se encontraba la otra chica.- No sabia que los de otros cursos salíais antes…¡Lo siento!-Susurro, desviando la mirada hacia abajo.

Tranquila, no es la primera vez que me quedo aquí sola y hoy tenía una buena razón.-Sonrió, colocando su dedo sobre la frente de Chloe para llamarle la atención.

¿Una buena razón?-Pensó algo nerviosa, levantando su mirada algo sorprendida por el gesto. A la vez que en su mente comenzaban a revolotear hacia un mundo repleto de distintas situaciones, experiencias y momentos que deseaba experimentar con ella. No sabia porque se sentía así de idiota con solo ver su sonrisa o como le hablaba.

La verdad es que me apetecía salir, con una amiga a tomar un refresco o ver alguna película. -Agacha la cabeza- Normalmente no tengo demasiado tiempo, ni nadie se molesta en pedírmelo.-Vuelve a mirarla quitándose sus gafas- Además te prometí que te enseñaría el pueblo ¿No?

Chloe alargando su mano tomó la de la presidenta en un gesto amistoso, luego le dedicó una de sus mejores sonrisas que desprendían un toque de malicia y se las besó sin dejar de mirarla. –Puedes confiar en mi, yo te acompañaré siempre.-Sabía que en aquel era el momento para parecer algo mas cortes con ella al estar completamente a solas y lo feliz que le hacia sentir el escuchar que eran “amigas“. Ya que de “amistad” había un muy pequeño pasó a “amor“.

*********

Mientras tanto en otro lugar de aquel pueblo, dos chicas caminaban bajo el mismo paraguas aquel día de lluvia. Abby se preguntaba porque aquella chica no había optado por ir mejor en su camioneta que andar con una absoluta desconocida a la vez que se le pasaba la idea de que realmente Cat era astuta y tambien quería conquistarla.

Ey, ¿Que te pasa?-Preguntó Cat, arrimando del hombro a Abby. La que salió de sus pensamientos o volvió a mirarla nerviosa, estaba comenzando a entender porque Chloe odiaba a aquella chica. –¡Na..Nada!-Tartamudeo a punto de llorar de lo nerviosa que se encontraba. No había sido capaz de rechazarla.

Tras caminar un par de minutos mas en casi absoluto silencio; llegaron hasta una amplia cafetería que estaba bastante llena al ser un día como aquel. Aun así tras entrar no tardaron mucho en encontrar una mesa vacía y sentarse a tomar algo.

¡Puf!, que bien huele y que bien se esta bajo techo!-Suspiro Cat, reflejando un poco ese aire a macho viejo que a veces desprendía y que a la gente le hacia decantarse un poco por sus preferencias. Luego se quito su abrigo lo colgó en su silla y casi se tiro sobre ella. Abby en cambio la miraba un poco avergonzada al haber tanta gente y actuó con mucha mas feminidad, quitándose poco a poco su chubasquero y sentándose como una señorita.

¿Que te parece este sitio? Es bastante bonito y tiene las mejores tazas de chocolate del pueblo-Admitió Cat acercándose a ella con una sonrisa. Abby se la devolvió y asintió con la cabeza mirando todo el local el que estaba decorado de manera bastante rural y colgaba de su techo distintas jarras.-

¿Por cierto, porque me invitaste?-Pregunto Abby poniéndose algo mas seria. Su mirada se había tornado a un estado mucho mas aterrador de lo que normalmente estaba. Cat siguió sonriendo ante su reacción y intento acariciar el anaranjado cabello de Abby aunque recibió un gesto de despreció al apartarse rápidamente por parte de la otra chica.

¡Que linda eres! Cada vez me recuerdas mas a tu ama, las dos sabéis actuar tan bien.-Cat siguió mirándola apoyándose en el respaldo de la silla. Abby se mordió el labio desviando la mirada, luego intento recobrar su actitud tímida de siempre.

No se de que hablas… Solo me preguntaba porque me invitaste. ¿Es porque te gusto?-Desvió la mirada avergonzada.- Lo…Lo siento pero no me…

Tranquila a mi tampoco me gustas.-Sonrió interrumpiéndola, luego pidió un par de tazas de chocolate al llegar el camarero y siguió hablando ante la mirada de duda y temor que desprendía Abby.-Creo que deberías dejar de acercarte a ella, no se que te influye en esa idea de seguirla pero… no te conviene.

Abby siguió mirándola seria, luego se acerco a su cara y sonrió con desprecio, en su sonrisa se podía observar dolor, resentimiento a la vez que desesperación.-¿Quien eres para aconsejarme? Tu no sabes nada, solo eres igual que todos… Solo sabes mirar por ti misma y esa estupida…chica.– Casi escupió desviando la mirada al recordar a Chloe.

Un suspiro salio de la boca de la pelirroja, tenia ganas de llevarse algo a la boca para tranquilizarse mientras esperaba su chocolate. –¿Hace cuanto le sigues el juego?

En aquel momento una sádica sonrisa se mostró en Abby, acercando su dedo a la boca de Cat.- Sabes deberías callarte. Yo no soy la única que tiene secretos y no creo que a alguien le gustaria saberlos. -Luego retiro el dedo y se acaricio el cabello- Ella me convirtió en esto… y ya no puedo dejar de serlo.

******

El corazón de Chloe no dejaba de latir mas y mas fuerte, aunque hacia algo de frió fuera podía notar como un leve calor inundaba su cuerpo y no podía casi moverse. A su lado agarrada de su brazo se encontraba una chica de cabello negro, algo mas bajita y que se aferraba con fuerza a ella.

No sabia como había acabado bajo el mismo paraguas pero eso le hacia feliz, tanto que no dejaba de pensar como deseaba tomarla del hombro o la cintura y no alejarse de ella.

¿Estas bien?-Pregunto Emily con una sonrisa tras sus cabello algo mojado y desaliñado. Chloe giro la cara poco a poco como si fuera un robot y también sonrió. –Si, tranquila. Solo estaba pensando a donde podríamos ir. Ya sabes que no se guiarme demasiado.-Rio nerviosa mirando a ambos lados buscando alguna referencia de donde estaban, cuando de nuevo sintió como un dedo rozaba su mejilla para llamar su atención. Al girarse pudo notar como la miraba y un leve dolor se inundo en su pecho al fijar su mirada en sus labios.

¿Que pasaría si te besara?-Pensó, deseando poder pronunciarlo.

(Sound final: https://www.youtube.com/watch?v=QdI_-iF5Nwg )

VOLVER A TODOS LOS CAPÍTULOS

Sobre Runter 103 Artículos
Es el jefazo que lleva la web, le gusta enviar audios muy largos mientras camina en un garaje.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*