ESPINAS ROJAS – Capítulo 7

Capítulo 7 “Promesas”

Chloe apoyo su bicicleta contra la pared y se dejó caer contra la puerta de la entrada de su bloque; allí se acurrucó sobre sí misma y se le escapo una tímida sonrisilla de felicidad. Ahora podía saber cómo olía aquella chica y como su pecho se comprimía levemente al recordarla.

(Soundtrack:https://www.youtube.com/watch?v=gpytu4YwSV0)   

¡Cat…!-Susurro alargando su mano, aunque luego la retiró golpeándola con la otra y se levantó algo desanimada. –¿Que me pasa? -Se preguntó mirando sus temblorosas manos y subiendo lentamente las escaleras, al llegar se quedó mirando sus llaves y abrió la puerta. Allí como de costumbre se encontró una pequeña nota en un trozo de papel que ponía “Chloe he salido, hay pizza en el microondas“.

De nuevo me tocará cenar sola…-Pensó encendiendo el microondas y sentándose en la mesa del comedor, aquella cocina era pequeña pero se sentía gigante cada noche. Tal vez por eso había aceptado su tía tenerla allí, porque así podría ocuparse de la casa mientras ella trabajaba o salía fuera. ¿Le importare?– Pensó apoyando su cabeza contra la mesa.

La verdad es que sería tan genial tener a alguien que siempre te sonriera… que cenara contigo o te viniera a buscar cuando estas sola… Cat-Se le escapó una leve sonrisilla-O tal vez Emily… me pregunto si querrá volver a verme. -Luego se levantó al escuchar el pitido del microondas; saco la pizza y subió a su habitación. Allí se sentó sobre su cama y se quedó mirando su ventana, la que estaba llena de gotas de lluvia.

Creo que debería invitarla a salir…podríamos ir al cine o tal vez a tomar un helado. Aunque… hace algo de frío para un helado.-Río, pensando lo extraña que seria invitarla a eso en pleno otoño y se tumbó sobre su cama- Realmente seria genial que nevara o ir a ver los fuego artificiales con ella… estaría tan mona con cualquier cosa que llevara. Me pregunto porque siempre lleva ese uniforme escolar.-Murmuró apretando su almohada con fuerza.- Mañana le preguntare…-Finalmente soltó el plato en su mesilla, apago la luz y se quedó durmiendo; se encontraba algo cansada pero esta vez no se le olvido poner la alarma.

A la mañana siguiente se despertó algo más temprano; para darle tiempo a ducharse y comprobar si su tía se encontraba en casa. Tras ducharse y lavarse el cabello, ojeo en la habitación de su tía y comprobó que se encontraba durmiendo aun con la ropa que llevaba el otro día puesta.

A veces… siento que yo soy la adulta y ella la niña-Pensó, secándose el cabello con una toalla y cerrando la puerta para no molestarla. Luego se arregló el pelo como pudo frente al espejo del cuarto de baño, se hizo un par de tostadas y cogio un paraguas. Aquel día seguía lloviendo por lo que tenía que irse andando hacia el instituto.

***********

Mientras llegaba a la puerta principal del instituto; en su mente solo pasaba la idea de que no se volviera a repetir la mañana anterior. No le importaba meterse en alguna u otra pelea pero no quería volver a toparse con aquella chica o recibir otro golpe en el rostro; el que aún seguía curándose tras la gaza que la había puesto el día anterior Cat. Tras entrar se dirigió a su taquilla y cogió un par de libros para la clases de aquel día; había preferido encontrarse alguna que otra nota o enviar ella misma alguna pero la realidad es que aun no sabia cual era la taquilla de aquella chica que le atraía.

Tsk…-Murmuro cerrando de golpe la taquilla.

¿Chloe?-Exclamo una voz similar a su espalda, al girarse pudo comprobar como su cuerpo pasaba de un estado de malestar a nerviosismo y tragaba algo de saliva. Tras aquella suave voz se escondía Emily, la que llevaba un par de trenzas y una bufanda roja al cuello.

Ah…ho…hola Emily ¡No te esperaba tan temprano!-Sonrió acariciando su frente y sujetando con fuerza sus libros.

Al contrario, la que no esperaba tan temprano es a ti -Sonrió pasando levemente al lado de Chloe- Es bastante raro ver llega tan pronto a un alumno que no es del consejo. Bueno… ¡Espero que te vaya bien la mañana! -Siguió andando en dirección a la escaleras.

Chloe exhaló e inhalo un par de veces intentando conseguir la fuerza que necesitaba para finalmente atreverse a decir: Oye, Emily… ¿Tienes un momento? Me gustaría preguntarte algo.

Emily se giró y se quedo mirándola con dudas, tenia algo de prisa pero tenía el suficiente tiempo como para escucharla. –¿Uh? ¿Necesitas algo del consejo?

Chloe tragó saliva, se mojo sus labios y caminó hacia ella –No… No necesito nada del consejo. Mas bien… había pensado que bueno… hace un mal día y hace poco me prometiste que me enseñarías el pueblo. -Sigue caminando hasta colocarse frente a ella, aunque un par de escalones más abajo para estar a su altura- Así que pensé, en ir al cine o tomar algo… ¿Qué opinas?-Sonrió con esa mirada que solo tenía Chloe.

En la cabeza de Emily solo se mostraba algo de asombro y nerviosismo no sabía que decir o hacer, así que solo coloco su bufanda bien, desvió la mirada y siguió subiendo las escaleras algo avergonzada por cómo había actuado la otra chica.- Vale…¡Te espero arriba!-Susurro tapando su boca con su bufanda y finalmente desapareció entre las escaleras.

La rubia se quedó mirando como se marchaba y felicitándose por dentro por lo que había conseguido hacer, le costaba bastante hacer ese tipo de proposiciones y mas con alguien que casi ni conocía y que era mayor que ella. Pero dentro de ella había un extraño sentimiento; un sentimiento de añoranza y amor que pronto conocería.

***********

¡ Chloe ayer fue un día bastante aburrido sin ti! Cancelaron gimnasia para hoy pero veo que ya lo sabías ¿No?-Exclamó Abby entre risitas mirando la ropa que llevaba su amiga; la que llevaba bastante rato en la clase esperando al resto de alumnos. Y vestía como de costumbre vaqueros y no ropa deportiva que es lo que tocaba aquel día.

Bueno…tampoco me acorde-Afirmó riéndose junto a su amiga, la que se sentaba en su asiento frente a ella.- Oye…¿Y ayer porque te fuistes? Te veía bastante mal aunque no pude hacer mucho…-Murmuró bajando la cabeza. –Cat vino a preguntarme también si estabas aunque no le pude decir nada…

Chloe también bajo la mirada pensativa y avergonzada, odiaba que de nuevo apareciera ese nombre en la conversación y recordar todo lo que había pasado. –Sabes… ayer estuve en su casa y me dejó su ropa-Murmuró sin atreverse a mirar a su amiga.-Cuando me fui, ella vino a buscarme y me dio ropa para que no me resfriara… pero aun así.-Se tumba sobre el pupitre- Le pedí una cita a la presidenta…¿Crees que soy idiota?

Um…-Abby no sabia que decir; ya que no se esperaba escuchar eso y meno saber que a su amiga de verdad empezaba a sentir algo por Cat. Aquella alumna popular que se divertía rescatando y halagando a cualquier chica, pero que en el fondo si podía ser alguien que buscara amar a otra persona de verdad.

Nose… creo que deberías decidirte y dejar de buscar ambos extremos. Tal vez… Cat o la presidenta pueden ser interesantes pero realmente… ¿Quien hace que se mueva tu corazón?-Murmuró colocando su dedo sobre su propio pecho, a lo que Chloe respondió levantándose para darle un pequeño abrazo.

Enserio, eres muy mona Abby. Creo que dejaré a las otras chicas y me quedaré contigo.-Rio. Abby intentaba alejarse de ella bastante roja y avergonzada por cómo las miraban el resto de alumnas. –Chloe… ¡Por favor! -Al verla tan apurada dejo de abrazarla y se sentó de nuevo, bastante más animada.

Por cierto…¿Que es la Jornada deportiva? Y ¿Por que sale mi nombre aqui?-Preguntó Chloe señalando el papel que tenía en su mesa, lo había encontrado por la mañana en ese mismo sitio y aun ni se había atrevido a moverlo.

Bueno… ayer mientras no estabas estuvieron repartiendo y explicando lo de las jornadas deportivas. Al parecer es un evento de la escuela que se hace todos los años, cada curso compite con el resto de clases y es un dia libre sin clases-Explicó Abby, señalando un hueco en blanco.- En el papel de explica los distintos deportes que hay y ayer estuvimos eligiendo qué haría cada uno… a ti te toca Baloncesto -Sonrió.

Chloe la miro desganada como odiando el momento en el que alguien la apunto a ese deporte. –¿Que os hace pensar que soy buena en los deportes? Además, puede que falte ese día… no me gusta los eventos y mucho menos escolares.-Murmuró cruzándose de brazos.

Oh venga… será divertido. Yo seré la arbitra – Indicó Abby mostrando una señal de victoria con sus dedos y lo orgullosa que se sentía; pero mas bien era como una indirecta del que el resto de alumnos la veían poco atlética y más bien frágil. –Pobrecita…-Pensó Chloe, mientras entraba el profesor de historia del arte y concluía su extraña conversación mañanera.

Durante casi toda la clase se quedó pensando en lo relajante que era ver la lluvia caer y lo que le gustaba pasear bajo ella. También volvió a recordar aquella zapatillas de conejito y la frase que había dicho antes su amiga… “¿Quien hace que se mueva mi corazón…?” Luego cambiaron de aula y finalmente llegó la hora libre de gimnasia.

¡Por fin.. aaah!-Grito Chloe saliendo del aula y estirándose, que bien le sentaba acabar las clases un par de horas antes y librarte de ese olor a lugar cerrado. Abby en cambio; en su espalda avergonzada intentaba acallar a su amiga. –Cho…Chloe

¿Que pasa Abby? No estás feliz de acabar por la semana– Preguntó girándose con una sonrisilla. La otra chica solo se encogió de hombros y siguió caminando. –Puede…¿Nos vamos juntas?-Preguntó quitando la funda a su paraguas y sonriendo.

Chloe dudo un poco, aun era temprano para ver a la presidenta por lo que tenía tiempo para acompañarla abajo y despedirse en la puerta. No había mucha gente en los pasillos como de costumbre pero aun así había bastantes personas a parte de los de la clase de ambas. ¡Que raro…!-Pensó Chloe.

Oye… ¿No crees que esta esto un poco… lleno?. Aún falta una hora para acabar las clases. ¿No?-Preguntó algo nerviosa. Abby la miro algo extrañada y luego se le escapó una leve risa, ocultándola con su mano.. –Es viernes y solo los de primero tienen clase las dos últimas horas. Además puede que por la lluvia, todos se fueran antes…

¿Que..que?- Chloe se sentía algo idiota al lado de su amiga, no sabía que esas extraños cambios de horario existieran entre un curso y otro. Tal vez debido a que si aún no se sabía ni su propio horario era casi imposible saber eso de los otros.

Tengo que darme prisa…-Murmuró mordiéndose el labio y apretando su puño. Deducía que la presidenta sabía sobre eso que le había explicado Abby y que se quedaría esperando un poco más. Pero aun así aun tenia miedo que se fuera antes de ella.

Abby, tengo que irme… así que hasta el lunes y ten cuidado ¿Vale?– Chloe sonrió como de costumbre para despedirse de su amiga y levantó su mano para luego salir corriendo escalera arriba. A Abby no le dio mucho tiempo a despedirse y se quedó mirándola como se alejaba, se sentía algo triste por eso pero aun así lo unico que le quedaba era seguir hacia delante.

¡Oh, vaya Abby…! ¿Estas sola?-Exclamó una voz conocida. Al girarse sorprendida y algo tímida pudo comprobar que aquella sonrisa provenía de Cat.- ¡Ah…Hola!-Susurro y siguió caminando bajo su paraguas morado.

¡Oye espera! No te vayas– Cat la tomó del hombro para pararla y se metió bajo su paraguas. Luego la miro y noto como aquella chica se sonrojaba levemente para intentar levantar todo lo que podía su paraguas y caminar mas rápido.

Abby, tranquila. ¡No te voy a hacer nada!.- Exclamo agarrando la mano con la que sujetaba el paraguas. Abby estaba a punto de explotar al tenerla tan cerca y no era capaz de expresar ni una sola palabra solo la miraba con los ojos como platos. –¿Qu…que que que quieres?

So…So..Solo preguntarte. Si sabes donde esta Chloe, llevo esperándola aquí un rato pero no apareció– Sonrió riéndose un poco por su tartamudeo para luego peinarse su cabello el que estaba algo mojado y soltando la mano de Abby al ver que se paraba. Abby dudo un poco y luego cambio su expresión a una triste. –Nose… parecía ocupada…creo que tenía una cita con alguien.

Vaya…una cita. No sabia que era de ese tipo Chloe– Sonrió, en su cabeza sabía perfectamente quién sería y aunque por dentro sentía rabia por fuera también sentía ansias por seguir jugando a aquel juego. –Y… ¿Porque no tenemos tu y yo una? ¿Qué te parece ir a tomar algo? Aunque sea como amigas…-Sonrió.

VOLVER A TODOS LOS CAPÍTULOS

Sobre Runter 101 Artículos
Es el jefazo que lleva la web, le gusta enviar audios muy largos mientras camina en un garaje.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*