CONSUMIDOS EN EL CAMINO DE LOS RECUERDOS – Capítulo 19

Capítulo 19…

LA NANA DE TU CORAZÓN.

“¿QUÉ BUSCAS? ¿QUÉ SUEÑAS? ¿FAMA, FORTUNA, DESEO, INMORTALIDAD? ¡OYE DIME QUE ANHELAS!”

Una voz profundizaba el pecho de la línea de dos vidas, incapacitando la puerta a la libertad.

_ No sueño nada…_ Susurro esa alma pérdida que se llamaba Setzer.

BIEN DICHO, QUE EN EL MUNDO NO HAY NADA PARA TI._ Se respondió a sí mismo, vagabundeando entre expresiones muertas.

_ Sé que no ay nada, se que nadie me recuerda, se… ¡Y-Yo! Se… que no hay luz al final del túnel… ni siquiera recuerdo lo que es llorar…pero existe un momento especial… que me hace sentir vivo, ese… rostro…ese que sufría por mi bienestar. ¡¿Quién eres?!_ Desesperado por aquel acontecimiento quiso escabullirse en sus memorias, puesto algo le decía, que olvidaba una realidad que le impedía tomar de la mano a la muerte.

¡DEJA DE PENSAR EN ELLO!  ¡NO TE CONCIERNE SABER DE ÉL, OLVÍDALO, QUE LO OLVIDES TE DIGO, RECUERDA QUE NO TIENES DERECHO A ESA DÉBIL EMOCIÓN! ¡¡¡COMPRENDES!!!_

Las palabras cesaron, reencarnado a la soledad que entre escalofríos lo estrangulaban.

_ El cielo se desliza en mis manos, el destino se apega a ese pecho escarlata que era atravesado con una espada, mientras que una sonrisa se desvanece como una pluma de ave blanca a punto de volar, el me ha de dejar, el me ha de olvidar, puesto solo yo le entenderé, y la pisca de bondad que aprieta mi corazón, no ha de salir, ese odio se irá con mi muerte final, pues no puedo entender que significa querer, que significa desear, ¿Qué será? ¿Qué será?_

_ “No me apartare de tu lado”_ Un sollozante suspiro acaricio la mejilla de Setzer, observando a la lejanía, a un hombre arrullando con lentitud el cuerpo de un niño pequeño, la ternura emanaba de dos almas que poco a poco se unían, su mirada era tan brillante, tan deseosa, tan preciosa, que corrompió el sufrimiento de el escritor de recuerdos.

Entonces extendió la mano, mas solo pudo percibir el frio de un cristal que encarcelaba sus deseos.

“Estoy una vez más hundido en la confusión…

Una melodiosa voz entono una canción, que revolvía su pálido corazón… ¿Quién era esa voz que le cantaba? ¿Quién era ese alguien que anhelaba calmarle? ¿Quién era esa difunta esencia que reconocía? ¿De quién era esa nana?

Culpar el tiempo no tendría una razón…

Todo parece ser tan imperceptible…

Al suspirar liberare este lamento…

Tengo que recuperar esa pación…

Que ardía dentro de mi corazón…

No seré otra vez un perdedor…

_ ¿Una canción?_  En otra parte perdida entre recuerdos, se encontraba Sabin, arrodillado, mientras que recordaba el ayer en que amo por primera vez, entonces regreso a su verdad, gritando palabras que hervían su sangre.

_ ¡AUNQUE  GOLPEE  EL  DOLOR  YO NUNCA ME RENDIRÉ, A PESAR DE QUE ESTE DESTINO, SOLO BUSQUE APLASTARME EL DÍA DE HOY! E de encontrarte… no pienso detenerme… no pienso dejar que cargues tu solo con este dolor… ¡SETZER! _ Algo en su ser, le decía que siguiera esa voz, lo cual izo, puesto era la única pista que tenia para encontrarle a él.

Un reto implantare el día de hoy…

No dejes de caminar…

¡La esperanza mantendrás!

Sin importa las lagrimas….

Tú debes continuar…

Si ese corazón se lastima…

Déjalo llorar…

Emociones mereces mostrar…

Avanza una vez más…

Y consúmete en la libertad…

Así a la oscuridad nunca le temerás…

Tal vez no tenga una razón…

Aunque intente recordarlo…

Ahí está, a través de sus siluetas…

Lo importante se olvido…”

_  Que melodiosa voz, que sentimiento tan escalofriante… ¿Qué se siente? ¿Que siento? _

Un laberinto invadió su mentalidad, tantos caminos, tantos rumbos, tantos… tantos… recuerdos, que atacaban como una espada de doble filo, Setzer había caído en su propia trampa…

_ ¿Puedes oírme? ¿¡Puedes oírme!? ¿¡PUEDES OIRME!? _  Grito una voz madura, que aterrada se exaltaba en cada segundo.

_ ¿QUIÉN ERES?_  Pregunto Setzer impaciente.

“No puedes tan solo negar los recuerdos que siempre han de estar…

Algunas cosas no podre dejarlas…

El destino me enseño la razón…

Por la cual se va a disipar esas siluetas.”

Seguía la canción, acompañándole en su viaje, un viaje tentador, que protagonizaban dos…

Dos bebés de mirada fugaz, lloraban al compas de corazones que se desvanecían, como una nube de amor… Dos niños… uno de rojiza mirada… otro de violeta mirada… uno de mejillas rosadas… otro con cicatrices marcadas… uno de juguetes finos, pero de litros de lagrimas para dar… otro de sonrisas alegres y manos que toquen su solitario corazón… uno de débil cuerpo…pero de corazón creativo y mente que va mas allá de la realidad… uno de fuerza bruta, pero corazón débil… dos jóvenes… uno de incomodidad al amor… otro capaz de regalar amor… dos hombres… uno con una familia para amar, mas el destino se lo ha de quitar… otro de sonrisa sin igual que agradece su realidad, aquella en que pudo cuidar…dos muchacho que la existencia los a de atar, una y otra vez, solo él puede escuchar, divagando entre algo irreal.

_ ¿Puedes oírme? ¿¡Puedes oírme!? ¿¡PUEDES OIRME!? _  Prosiguió esa voz.

Una risa evaporizo sus dolores, un niño corrió hacia él, Setzer solo se arrodillo y estiro sus manos, mas el pequeño solo atravesó su cuerpo, como si no fuera más que aire, aquel que no detendría su paso.

El niño se lanzo en brazos de ese alguien, el cual hechizaba los pensamientos de Setzer.

_ ¡Sabi…! _ Expreso esa alma infantil e inocente, siendo recibida con la sonrisa más esplendida, que podía guardar en su corazón.

“Frotando con esta melodía…

Que resonaba tranquilamente, cierro mis ojos…

Y empiezo a recordar mi infancia…

Yo era…

(¿Quiénes eran ellos? ¿Qué significaba esa melodiosa canción que no dejaba de fluir por su propia historia? ) Pensaba él.

Puedo recordar los viejos tiempos…

¿Por qué duelen tanto?

De pronto una imagen se cuarteo en frente suyo, dejando una simple foto de dos, que entre cenizas se convertía en pedazos de alma.

Recuerdos que se han ido y dispersado…

Este extraño mundo, es difícil para mí…

Pero estas tu…

Dentro de mi corazón destrozado…

_ ¿Espadachín? ¿Qué… Sabin? ¿Quién es Sabin?_ Torturo su cerebro, al recordar un rostro y un nombre, que golpeaba con frustración su espalda.

Cuando los sueños se acercan…

Los miedos vienen a mí y me cubren…

Espero que puedas encontrarme…

Y llevarme en la dirección correcta…

He estado esperando por eso…

_ ¡SETZER! ¿PUEDES OIRME? No te alcanzo… ¡Dios! No te alcanzo…_ Gritaba ese guerrero de corazones, que perdido, intentaba encontrar su tesoro.

Cuando me encontraba atrapado, en los duros tiempos…

Tus ojos….

Me susurraron, “Esta bien…”

Siendo tu el final de mi desgastado paraíso…

Eres tú…

Mojando mi corazón entre lágrimas de alegría…

Cayendo muy dentro de mí…”

_Comprendo, comprendo, ¡Comprendo que!  Los recuerdos me van a guiar… mas, mas, ¡MAS ADELANTE! Pero es sumamente doloroso…_ Descubrió Setzer.

_ ¡SETZER! ¡Me escuchas!_ 

Ahí estaban, por fin se habían alcanzado físicamente, más mentalmente o emocionalmente, era otra cosa, algo aun más difícil que cruzar el universo.

_ Perdí la realidad, lo que solía ser,  el mundo por el cual camine, cada vez se desvanece mas,  y el viento va preparado para gritar… ¿Sabin?_ Interrumpieron su auto reflexión, así que solo le miro.

_ ¿M-Me… recuerdas…? Ese es mi nombre._  Una leve sonrisa pinto su rostro. ¿Acaso tenía una oportunidad?

_ Solo atravesó mi mente, en momentos de creación, pero al parecer, fui atrapado en la caja de mis emociones, donde ese nombre esta tatuado una y otra y otra vez, como si fuese una lista interminable, mas… es extraño… cada nombre por más igual que sea… me hace sentir una emoción diferente. ¿Quién eres?_

_ Soy tu amigo_  Fue directo, mas estas palabras molestaron.

_ ¡NO JUEGUES CON MIGO! Esas son estupideces, ¿Por qué haces esto?_ Se frustro.

_ No es así… Setzer escúchame… Algún día voy a encontrar la razón de ello, pero créeme seguiré cuidando tu sonrisa… y yo estaré moviéndome con la nana de una sola voz que acapara tu inocente corazón, yendo hacia ti… puesto tu yo interno quería que te encontrara… déjame liberarte… _ Rogo a petición de recuperarle.

_Yo debería superarlo, debería dejar de sentirlo, cubrí mi corazón herido, no me importa si estoy herido, porque ya no siento dolor, incluso si sigo arrastrándome,  me  perdí a mi mismo._ Inclino el rostro, mas incapacitando las palabras de Sabin, pego un grito de guerra.

_ Pero sabes… ¡NO ME IMPORTA, LA VIDA TIENE MEJOR SABOR AHORA, ES TAN TRANQUILA! Es tan divertida._ Las risas estremecieron la piel de Sabin, intranquilo por la nueva naturaleza de su amado amigo.

_ Daré lo mejor para ti, ¿Qué es eso?  _  Suspiro Sabin intentando calmar su corazón. Entonces aclaro sus ojos al observar aterrado a esa sombra que atrapaba los recuerdos de Setzer, fue cuando capto una eterna realidad.

VOLVER A TODOS LOS CAPÍTULOS

Sobre Runter 103 Artículos
Es el jefazo que lleva la web, le gusta enviar audios muy largos mientras camina en un garaje.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*